Alcornoques en la Sierra de Gata


Alcornoques en pleno invierno, cerca de Cadalso, en la ladera de la Almenara

Alcornoques recién descorchados en la Sierra de la Cachaza,
cerca de San Martín de Trevejo

El Quercus Suber es un árbol soberbio. Los ejemplares maduros pueden alcanzar una altura considerable, con un tronco de gran grosor y una copa imponente. Es, sin duda, el gran árbol del mundo mediterráneo.
En la Sierra de Gata el alcornoque está muy presente, rara vez formando grandes masas, generalmente son bosquecillos o árboles aislados presentes en áreas serranas de altitud media o baja. En zonas a menor altitud, en el piedemonte de la Sierra, aparecen algunas dehesas de alcornoques, como ocurre entre Cilleros y Perales o en la zona de Hernán Pérez, justo delante del farallón que representa la Sierra de los Ángeles.
Al margen del maravilloso castaño, al que venero, el alcornoque es para mí un árbol especial. Cuando ando por las montañas sierragatinas y me encuentro con uno o varios de estos espléndidos árboles, suelo abandonar el camino y acercarme a ellos, tocar su rugoso tronco y saludarlos. En ocasiones se ven desde lejos, con su corcho recién sacado y ese característico color rojizo-anaranjado.


Sombra reconfortante de alcornoques en la zona de Los Arenales,
en las cercanías del Canchal del Burro (Perales del Puerto)

Alcornoques jóvenes en el alto Árrago, en el camino entre Robledillo de Gata
y la ermita de Santo Tomé

Alcornoques y madroños crecen entre un denso pinar junto a la Rivera del Sabugal,
en Valverde del Fresno

Alcornoque junto al arroyo de las Cabreras, con la Sierra Baja al fondo (Gata)

Alcornoques en las cercanías de Hoyos

Alcornoque en las cercanías de Robledillo de  Gata

Alcornoques cerca de Torre de Don Miguel, próximos al arroyo de la Lobera.
Sus troncos negros recuerdan que sobrevivieron al fuego hace unos años

Dehesa de viejos alcornoques entre Cilleros y Perales

Alcornoques en la Sierra de Santa Olalla, junto a Cilleros

Alcornoques entre las ruinas del Convento del Hoyo (Gata)
Jóvenes alcornoques en las cercanías del Convento del Hoyo (Gata)

Imponente alcornoque entre las ruinas de una majada
en el Valle del río San Blas (Gata)

Magnífico tronco de alcornoque (en el centro de la imagen) rodeado por un
tupido bosque de castaños y robles cerca de Gata

Alcornoques entre castaños en las proximidades de Gata

Repoblación con alcornoques en las cercanías de Hernán Pérez,
con la Sierra de Los Ángeles al fondo

La dehesa de alcornoques tiene gran presencia en los alrededores de Hernán Pérez

2 comentarios:

  1. Recién descorchados sangran óxido,muestran su carne desnuda y generosa. Son árboles serenos, pacientes, de larga conversación. Hasta nuestra próxima senda juntos miraré tus fotografías y leeré tus pasos en palabras. Qué guía tan bonita de sendas y caminos, este blog. Un abrazo, querido Juan Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosas palabras las tuyas. Muchas gracias por acercarte a mi rincón sierragatino. Hasta pronto

      Eliminar