Castaños del Temblar (Valle del Ambroz)

Es difícil expresar con palabras las sensaciones que he vivido hoy en un rincón inigualable del Valle del Ambroz, en el norte de la provincia de Cáceres. Guiados por dos buenas amigas hemos podido visitar un lugar deslumbrante en un maravilloso día de otoño, plomizo, a ratos con una ligera llovizna. Ese lugar son los centenarios castaños del río Temblar, vestidos en esta época del año con sus mejores galas.




Partimos de la localidad de Segura de Toro desde un punto bien señalizado. El camino, siempre ascendiendo, no resulta especialmente pesado y se hace en un agradable paseo que nos coloca en nuestro destino en menos de una hora. En el trayecto disfrutamos de maravillosas vistas de las llanuras de la tierra de Granadilla y las montañas de las Hurdes al fondo.



En el recorrido abunda el robledal, cuyo tono otoñal amarillento contrasta con los helechos rojizos y las afloraciones rocosas cuajadas de musgo en un noviembre húmedo que está compensando un octubre demasiado seco.


La llegada al castañar a orillas del río Temblar impresiona por las imágenes de gran belleza que te colapsan la retina. Esta mañana tenía las mismas sensaciones que Stendhal tuvo cuando visitó Florencia: primero euforia, luego ansiedad. Se me ocurrió expresarlas en alto, que aquello "era la hostia", casi una experiencia orgásmica. Se rieron de mí (o conmigo). Pero, es que era verdad.







Aún faltaba lo mejor. Cruzando el riachuelo, en una finca privada y protegidos como árboles singulares de Extremadura divisamos cinco magníficos castaños centenarios conocidos con sus propios nombres: Hondonero, Retorcío, Bronco, Menuero y del Arroyo. Tienen entre 700 y 800 años, estaban vivos cuando la Peste Negra asolaba Europa y faltaba más de un siglo para que los turcos conquistaran Constantinopla. Impresiona ¿verdad?.






Éramos cuatro personas visitando uno a uno a los cinco gigantes, saludándolos, acariciándolos, jugando a rodear su perímetro uniendo nuestras manos y estirándonos lo imposible. Inolvidable jornada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario