Ruta de La Cervigona (Acebo)

Camino hacia el embalse Prado de la monja
Partiendo desde el área recreativa "El Jevero", cercana a la localidad de Acebo, contamos con toda una red de sendas señalizadas que podemos complementar a nuestro gusto. La opción que yo propongo nos ocuparía entre tres y cuatro horas. El camino no cuenta con mucha sombra y el suelo pizarroso y pobre favorece el desarrollo de una vegetación tipo hurdana: brezo, piorno, madroño, pinar de repoblación y encinas; para mí son senderos ideales para el verano, estación en la que evito el bosque caducifolio que, húmedo y sombreado, se convierte en refugio de millones de insectos que pueden hacer imposible un simple paseo por un robledal. Por eso, en el periodo cálido suelo transitar estos senderos a horas tempranas y bien provisto de agua.


Embalse Prado de la monja
En menos de un hora llegamos al embalse Prado de la Monja tras recorrer una pista paralela a la rivera de Acebo y ascender por un camino-cortafuego entre una espesa mancha de sotobosque. El último tramo antes de la presa es un estrecho sendero entre encinas y madroños por el que andamos manteniendo a nuestra izquierda la imponente presencia del pico Jálama. Desde allí podemos cruzar el muro de la presa y recorrer la ruta de los puentecitos, al menos durante una media hora; no hace falta finalizarla. A lo largo de esta senda disfrutamos de un paisaje precioso de montaña donde predomina la vegetación autóctona En otoño, el sendero de los puentecitos serpentea sorteando numerosos cursos de agua que caen de las montañas en pequeñas cascadas deliciosas para la vista y el oído.

Arroyos en otoño en la ruta de los Puentecitos

Por el camino de los Puentecitos
La vuelta podemos hacerla por donde vinimos (tres horas en total) o bien optar por tomar desde la presa el sendero que asciende por el arroyo Jara del Rey y que además de estrecho tiene fuerte pendiente. La subida puede resultar algo cansada pero resulta muy gratificante al ser una zona con abundante vegetación y en sombreada umbría. Al llegar a arriba, con el teso Porras a nuestra izquierda, seguiríamos ascendiendo hasta el Mirador de la  Ventosa, que hace honor a su nombre, y desde allí conectaríamos de nuevo con el camino de vuelta. Esta opción prolongaría nuestra ruta otra hora más.


Valle Jara del Rey con el Jálama nublado al fondo

No hay comentarios:

Publicar un comentario