Valle de la Zambrana (Las Hurdes)


Vista del Valle del arroyo La Zambrana desde las orillas del río Esperabán
Arroyo La Zambrana en su cuenca alta, rodeado de una rica vegetación

En el norte de Extremadura, en el valle del río Esperabán (¡qué nombre más bonito para un río!) hay un rincón muy especial. Está en la comarca de Hurdes, dura, agreste como ninguna otra. El valle de la Zambrana merece la pena por muchos motivos: por que no ha sido arrasado por los continuos incendios que en los últimos años han castigado la comarca, porque en los barrancos donde nace el arroyo, en las laderas del pico Bolla (1512 metros), hay un buen ejemplo de la vegetación autóctona que un día pobló toda la zona, porque la Zambrana nunca se seca y serpentea entre las pizarras dejando a su lado pequeños huertos y prados y plantaciones de castaños, porque el paisaje visto desde el río Esperabán donde desemboca es sublime. Allí donde La Zambrana y Esperabán se unen, un magnífico meandro en el curso principal nos deja boquiabiertos. Por haber, hay en su desembocadura hasta petroglifos de la Edad del Hierro (Teso de los Cuchillos). Entre las alquerías de Las Erías y Castillo el azar quiso evitar que el fuego destruyera un lugar tan bonito. Pero siempre hay un pero, hace unos años una pista rasgó el valle haciéndole perder el encanto de su casi virginidad. Aún así, después de ver esta fotos estaréis de acuerdo en que se trata de un lugar que todavía merece la pena. Os dejo también aquí un enlace con un modesto vídeo que realicé en una de mis caminatas por el valle.

Vista del río Esperabán desde el camino de Erías hacia La Zambrana

Valle de La Zambrana al fondo con el río Esperabán en primera instancia

Arroyo La Zambrana justo antes de unirse al río Esperabán

Interior del Valle de la Zambrana

Majada con prado y castañar junto al arroyo La Zambrana
Cuenca alta del arroyo La Zambrana, rodeado de bosque autóctono

No hay comentarios:

Publicar un comentario